Padrazos y publicidad

La semana pasada vimos en esta sección algunas muestras de cómo el hombre se había ido incorporando a las tareas domésticas con mejor o peor suerte. Es lo que muchos llamarán “echar una mano en casa”, pero hay que concretar que éste término también es sexista, ya que presupone que el trabajo doméstico es responsabilidad de la mujer y el hombre solamente colabora con una pequeña ayuda. El término ideal sería el de “corresponsabilidad”, del cual podemos encontrar una muy buena definición en la web de la Fundación Corresponsables: “En un mundo tan globalizado, interdependiente, desigual y complejo como el actual, se hace más necesario que nunca que todos y cada uno de nosotros aportemos, tanto en el ámbito personal como profesional, nuestro grano de arena para convertirlo en un lugar más justo, respetuoso, cohesionado, solidario, responsable y sostenible.”  Vemos como el término corresponsabilidad se extiende más allá de cuestiones de género y alcanza las diferencias por raza y religión incluso. Nosotros nos quedaremos con el concepto de corresponsabilidad en cuanto al género para continuar con nuestro análisis.

Aclarado ya este punto, es interesante seguir viendo como la publicidad ha reflejado también el papel del hombre en el hogar mostrándonos el rol de padre que se ocupa plenamente de sus hijos. Si la semana pasada, cuando veíamos como se desenvolvía el hombre con las tareas del hogar, éste parecía mostrarse torpemente y despreocupado en sus responsabilidades, podemos preguntarnos como se mostrará al hombre en su papel de padre. En vista de la inexperiencia del hombre en estas responsabilidades por su reciente incorporación al trabajo en el hogar, ¿veremos a unos padres torpes, novatos y con dificultades para ocuparse de sus hijos en casa? Si tenemos en cuenta nuestro análisis de la semana pasada y sin recordar de memoria ningún spot en el que aparezcan padres cuidando de sus hijos en casa, podemos pensar que sí. ¿Por qué? Pues quizá mostrar a los padres de esta manera resulta cómico y entrañable y, de hecho, tampoco se sitúa lejos de la realidad, ya que la mayoría de hombres hace algunos años ni se hubiera imaginado tener que cuidar de sus hijos en casa porque su mujer trabajara fuera del hogar. Pasemos a ver algunos ejemplos y después sabremos si esta hipótesis se confirma o la publicidad nos sorprende y nos enseña a auténticos padrazos:

Con la variedad de productos que anuncian estos ejemplos, vemos que la figura más común es el padre novato. Así lo vemos en el padre del spot de Movistar, que no sabe que es lo que su hijo quiere o en el del anuncio de sopas Knorr, en el que el padre ha olvidad hacer la cena por jugar con sus hijos. Incluso vemos el padre novato por triplicado cuando en el spot de Mini Countryman tres hombres entran en pánico cuando se dan cuenta de que el bebé de uno de ellos tiene que hacer sus necesidades. Quizá la nota discordante sea el anuncio de Kinder en el que se muestra al padre como la figura que llega de trabajar fuera de casa y comparte ese momento con su hijo, saliéndose de la tónica del padre corresponsable.

Aunque con estos ejemplos no podemos generalizar nuestra conclusión a toda la producción publicitaria de los últimos años, si podemos decir que el tópico del padre novato es el predominante. Habrá que esperar unos años y ver como el hombre se asienta en sus responsabilidades en el hogar para ver como la publicidad refleja su nuevo rol ya consolidado.

Jorge Vidal Arráez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s