BMW vuelve a sorprender

No esperábamos menos de esta compañía, pero sin duda se ha superado. Está claro que lo que hay que hacer para meterse al consumidor en el bolsillo es sorprenderle. Para ello, es interesante arriesgarse, romper las reglas impuestas y así, dejar a tu público boquiabierto. Aunque, si bien es cierto, que cada vez es más difícil innovar en este mercado tan competitivo, BMW lo ha hecho apostando por esta espectacular acción comunicativa.  En este caso, y con motivo del lanzamiento de su nueva Serie 3, la compañía se propuso hacer algo diferente hasta ahora visto. El objetivo era destacar que entre las características de la nueva serie, se incluye Driving Experience Control, la cual permite reducir el consumo hasta un 20 por ciento al proporcionar al conductor información y recomendaciones.

 El evento se dio cita el pasado 16 de febrero y el inédito escenario elegido fue El Puente del Rey de Madrid Río (el conocido río Manzanares). La agencia encargada de llevar a cabo este evento fue Tango. Bajo el concepto “Alma de Ganador”, presentó el modelo con un espectáculo de luz y sonido sin precedentes en España. Por primera vez se proyectó una película holográfica 3D sobre el agua, con imágenes de más de 15 metros de altura y 36 metros de largo, creando efectos que se asocian con los principales valores y ventajas de la nueva Serie 3, a través de un efecto óptico de gran riqueza visual.

El concepto que preside en la comunicación de la nueva gama es “Alma de ganador”, por ello, Carlos Moyá, Álvaro Quirós y Abel Antón, tres verdaderos ejemplos de “alma de ganador” en sus respectivas disciplinas, ejercieron de maestros de ceremonia. En total, más de 1.000 invitados se dieron cita en el evento y entre ellos celebridades del mundo del deporte, la cultura y el espectáculo.

 Cada vez se invierte más en eventos debido a la fragmentación del target. Esto conlleva una ventaja: la personalización en su estado puro. En publicidad convencional, se ven y se escuchan cosas pero en los eventos se viven cosas, puesto que existe una vinculación emocional entre el destinatario y la marca generando un efecto más duradero y consiguiendo de esta forma tener más repercusión.

 El evento es una acción de comunicación de alto impacto pero también de mucho riesgo. Aunque sí que es una de las mejores formas de crear posicionamiento y experiencia de marca. Si se realiza bien tendremos garantizada una buena imagen de marca, pero si de lo contrario, no se hace una correcta planificación estratégica, las consecuencias pueden ser irreversibles. Hay que salirse de las reglas convencionales, emocionar y sorprender al público. Pero sobre todo, intentar que éste forme parte del evento y que no sea un mero espectador.

Cristina Prudencio Rafael de la Cruz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s