El hombre, reclamo publicitario sin complicaciones

Una de las eternas polémicas en torno al mundo de la publicidad es el uso de la imagen de la mujer como reclamo, como objeto. Pero, ¿alguien ha oído alguna polémica por usar la imagen de un hombre en publicidad con connotaciones sexuales? Seguramente la mayoría no. José Carlos León, escribe en su blog: “La mujer es un objeto, el hombre no. El sexo es malo sólo si lo mira un hombre.” Podemos creer, por lo menos a primera vista, que hay bastante de cierto en estas afirmaciones. Para ilustrarnos, José Carlos León realiza una comparativa entre dos spots:

Podemos ver que en ambos spots se usa el atractivo físico de dos celebrities para promocionar productos similares. Entonces ¿por qué el spot de Nadal no suscitó ninguna polémica pero el de Gisele Bündchen sí? Y es que este último anuncio fue censurado al poco tiempo de su emisión, tachándolo de sexista por usar el cuerpo de la mujer como “cebo” para que su marido no se enfade por haberle abollado el coche, es decir, como un objeto. Resulta chocante que, siendo Gisele una modelo mundialmente reconocida que se gana la vida vendiendo su imagen, se critique la exhibición de su cuerpo; sin embargo el mostrar el cuerpo de un deportista de élite no molesta a nadie, ¿quizá por ser hombre?

La primera explicación que se puede encontrar a este doble rasero es una mayor sensibilidad del público femenino por defender su dignidad, algo perfectamente comprensible si el objetivo es conseguir su equiparación al hombre y luchar contra años de desigualdad como hemos visto en las entradas anteriores de esta sección. Pero aun así sigue chocando que no se apliquen estas exigencias a ambos géneros.

Podemos recordar otros ejemplos de spots en los que se ha usado el cuerpo del hombre como reclamo: desde principios de los 90 hasta la actualidad y sin levantar ninguna polémica.

Los dos primeros resultan desenfadados y tienen un toque cómico: por eso y por publicitar la bebida más popular del planeta son muy recordados por todos nosotros. Quizá el tercero ya no sea tan inocente y aunque el hombre está acompañado por una mujer, la mayoría de los planos se dirigen al cuerpo de él: claramente se usa el cuerpo del hombre como objeto sexual.

Quizá el punto de equilibrio se encuentre en no mostrar ni a ellos ni a ellas como un objeto que nada tiene que ver con el producto anunciado y cuando sea así que por lo menos se muestre a la mujer o al hombre respetando su dignidad y si puede ser con un toque de humor como en el mítico ejemplo de Coca-Cola Light, mejor que mejor.

Fuente: http://www.cookingideas.es/publicidad-la-mujer-es-un-objeto-el-hombre-no-20111020.html

Jorge Vidal Arráez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s