VISIONLAB, ¿éxito o fracaso?

¿Quién a estas alturas no conoce el anuncio “Gratu-ito” de Visionlab? Seguramente que sea reconocido por la canción y no por los cristales progresivos que regala. Aunque parece ser que de momento a dado en el clavo con el famoso tema versionado del dúo español Enrique y Ana, Super Disco Chino.  Sobre todo, resulta más entrañable para las personas que conocieron la canción original en su infancia o juventud.

Visionlab pide algo directo y sencillo para comunicar su nueva promoción, la cual se centra en regalar unos cristales gratis. La idea viene de la mano de los creativos de la agencia LOLA, quien recoge el testigo de Publicis en la gestión de la cuenta (de ahí que podamos hacer una especie de comparativa con los surrealistas spots de Mixta). Hasta ahora, el humor era el eje principal en la estrategia de Visionlab, lanzando un mensaje positivo en la imagen personal de todos aquellos que utilizan lentes. Ahora, han continuado con ese humor pero con una gran capacidad para arriesgarse. Bien es cierto que en este sector de mercado la diferenciación apenas es visible.

¿Idea de última hora o estrategia planificada?

No es la primera vez que una marca aprovecha el éxito de algunos grandes temas musicales.

A esta efectiva estrategia publicitaria de utilizar una composición musical como acompañamiento de anuncios, lo conocemos por jingle o también se le ha denominado branding auditivo. En definitiva, estamos hablando de un mensaje publicitario cantado. En el jingle tanto la música como el texto se crean expresamente para el anuncio. En este caso, podríamos decir que se han topado con la creación y simplemente lo han versionado, que no copiado.  Pero sí es cierto, que cuando construimos un jingle debemos de saber previamente qué características tiene que contener: breve, identificable y pegadizo. Esos tres conceptos son los que convierten a una campaña publicitaria en algo único.  Se quedan grabadas en la mente de quien las escucha y como consecuencia, generan un mejor posicionamiento de la marca en cuestión.

Hoy en día, la gente sigue tarareando esa cancioncilla de aquel anuncio de cuando eran pequeños.

En mi opinión, se han arriesgado bastante. Si el objetivo era crear notoriedad y llamar la atención, queda clarísimo que lo han conseguido. Nunca sabes si una cosa de estas puede salir bien o mal, pero está claro que en tiempos de crisis y de precarios recursos económicos, el lanzarse a la piscina amarrado a una mágica creatividad puede ser sinónimo de éxito. Por ahora, notoriedad está teniendo, solo falta esperar y comprobar si realmente su público objetivo se ha quedado con la copla de lo que se les está vendiendo.

Cristina Prudencio Rafael de la Cruz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s