El negocio está en los jóvenes

Las marcas lo tienen claro, buscan sus audiencias entre los jóvenes. Un 50,5% de ellos está en paro, el nombre de moda para denominarlos es “nimileuristas” (es todo un privilegiado aquél que pueda cobrar 1.000 euros), viven en casa de sus padres porque no les queda otra, pero son fieles a sus a marcas, y las empresas dicen que son los consumidores del futuro.

Juan García Escudero, Director General de Leo Burnett dice que los jóvenes “comprar, compran; aunque no sepamos de quién es el dinero”. Es evidente que dinero propio no tienen, pero son expertos en consumismo y en sus casas son los que mandan, por eso cada año se invierten cientos de millones de euros en campañas dirigidas a este target.

Pero que sea un público atractivo para los anunciantes no significa que sea fácil llegar a él. Muchas veces las cosas salen bien sin que las agencias sepan muy bien cómo y otras en las que cuando creen que han logrado su éxito, fallan. Según Sergio Alonso, creativo de Publicis Conseil en Francia, la clave está en que: “la regla es que no hay regla. Hay que sorprender”. Y por eso, campañas como las de Mixta en las que aparece simplemente un cerdo volando o un pato metido en una caja y al que hay que rescatar han triunfado como lo han hecho y han creado tanta viralidad. Pero este no es el único caso, el gorila de Catbury que tocaba la guitarra tiene casi 6.500.000 de visitas y levantó las ventas un 6%. Pueden parecer cosas absurdas, pero a los jóvenes les hace gracia, les divierte y por tanto se contacta con él.

Otro factor importante para llegar a los jóvenes es la interactuación, si les haces parte del mensaje se sienten reconocidos, saben que su opinión se tiene en cuenta y que ellos también son parte de la marca. Como por ejemplo la campaña que llevó a cabo la Bwin, que propuso a los usuarios de Facebook que se jugaran su estado durante un partido Real Madrid – Barça.

En todos los ejemplos expuestos vemos que Internet es el soporte protagonista, y no es por casualidad, sino porque se dirige a la generación conocida como nativos digitales, es decir, han nacido con un ordenador debajo del brazo. Utilizan Internet para comparar precios y escoger la mejor opción, las redes sociales son un hervidero de opiniones sobre lo que les gusta y lo que no de las marcas, no tienen problema en alabar o desprestigiar un producto si así lo creen conveniente. Los anunciantes lo tienen en cuenta pero su público va por delante en lo que ha manejo se refiere, por lo que se debe seguir trabajando. De los 1.100 millones de euros invertidos en 2011 en publicidad, sólo 180 se destinaron a comunicación online.

Se dice que los jóvenes de hoy día son los más preparados, han nacido con la publicidad y son de lo más críticos y exigentes, por eso a pesar de ser un público que consume, y mucho, deben hacerse bien las cosas con ellos. Hasta las grandes marcas de lujo, inalcanzables económicamente hablando, se han propuesto acercarse a ellos, como lo hemos visto hace poco con Loewe, pero no sé si del modo correcto, visto el revuelo que se produjo en Twitter. En cambio es posible crear verdaderos fieles y seguidores de una marca, y el experto en eso, sin ninguna duda, no es otro que Apple.

Fuente: SModa (El País)

Mariana Peñalosa Sáez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s