Marketing Viral ¡también a través del email!

Todos los que tenemos un correo electrónico hemos recibido en alguna ocasión alguna ‘cadena’ con temas de lo más variado: desde oraciones a favor de alguna causa específica, hasta presentaciones humorísticas e ingeniosas. Esta es otra de las facetas del marketing viral -más asociado a redes sociales-, que busca que las personas quieran compartir el mensaje con sus amigos y lo reenvíen a sus contactos de Internet.

La marca Lynx (Axe en algunos países) es conocida por sus anuncios en los que aparecen jóvenes perseguidos por mujeres incapaces de resistirse a su olor. El mejor entorno donde los chicos Lynx pudieron probar su éxito con el sexo opuesto resultó ser la red.

En ‘Lynx Feather’, los hombres pueden utilizar el cursor para deslizar una pluma virtual sobre el cuerpo de una hermosa mujer en ropa interior, que estornuda, se ríe o se inclina en el momento en que ésta la toca. El contenido se creó partiendo de dos horas de video digital. De los cuarenta movimientos que la top model eslovaca Silvia Valcikova realizó durante las pruebas, se acabaron utilizando veinticinco, que aparecen cuando los usuarios le hacen cosquillas en las diferentes partes de su cuerpo.

En un principio, el contenido se envió al correo electrónico de los 30.000 mejores clientes europeos de Lynx, recogidos en una base de datos; pero al despertar en interés en todo el mundo, la campaña acabó cultivando a 15 millones de privilegiados espectadores, que pasaron un promedio de 8 minutos cosquilleando a la chica.

El éxito de la campaña fue tal, que al año siguiente la marca Lynx repitió. En esta ocasión (Lynx Blow), una chica aparece congelada y el usuario tiene que calentarla soplando en un micrófono o unos auriculares. A medida que va soplando, la chica se descongela y vuelve a la vida. Si se soplan muchas veces, la chica se queda sin ropa y puede vérsela haciendo paracaidismo. Una vez más, el divertido correo electrónico se envió a los clientes más leales registrados en la base de datos inglesa de Lynx.

 

Lo que es indiscutible es que, en ambas ocasiones, la ‘cadena’ a través de correos masivos reenviados por las personas que hacen caso del mensaje, ha proporcionado a la marca una excelente campaña publicitaria gratuita y de gran impacto.

Sólo una recomendación para crear y aprovechar las ‘cadenas’: forme una ‘base de datos’ de personas que pueden estar interesados en recibirlas y que también disfruten reenviándolas a sus amigos. Eso es lo que se ha llamado ‘marketing permisivo’ y que supone que los anunciantes serán respetuosos y no enviarán ‘correo basura’ o ‘spam’.

Diana Sanz García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s