Influencia de la publicidad en trastornos de vigorexia (III)

En los dos últimos artículos sobre cómo afecta el mundo publicitario a la aparición del trastorno de vigorexia, vimos las circunstancias y los valores sociales que han jugado un papel clave en la redefinición de la explotación de la imagen masculina en los medios. Pero hay que definir exactamente cuales son los principales factores responsables de esta nueva posición de la imagen del hombre.

Estos factores se estructuran en varios niveles, empezando por el nivel social. En este primer nivel estaría englobada la publicidad y los medios, ya que como hemos argumentado anteriormente, son actores activos para situar al hombre esbelto como canon de belleza corporal. La influencia de este factor ha sido estudiada por la Teoría de la comparación social la cual hace referencia a la evaluación que hace el sujeto de sus opiniones y habilidades con respecto a las de su grupo de referencia. Por la influencia de este factor y gracias a las nociones que nos aporta esta teoría, podríamos simplificar que los hombres buscan para sí lo que ven en su entorno social, y lo que ofrece su entorno actualmente, a través de los medios en general y de la publicidad en concreto,  son modelos masculinos musculados.

Existen otros dos niveles de factores que son el interpersonal y el individual. El primero de ellos hace referencia a la opinión de nuestro entorno sobre nuestra imagen y como nos transmite la misma. En cambio el segundo hace referencia a la autoimagen y, por ello, al autoestima, a como se percibe a sí mismo el sujeto. Estos dos últimos factores se influencian entre sí, ya que el concepto de nosotros mismos afectará también en las relaciones con los que nos rodean y, por ello, en su opinión sobre nosotros. Aunque no hay que olvidar que el factor de primer nivel, el social, también está conectado con estos dos: los medios, y en el caso de nuestro objeto de estudio, la publicidad, afectan a la autoimagen y a la percepción de los individuos sobre los demás; al ser este primer nivel el principal responsable de la construcción de patrones ideales.

Entre estos factores se pueden clasificar causas concretas como problemas psicológicos, influencia de la educación aportada por el entorno familiar, circunstancias biológicas de cada persona, etc. que favorecen la aparición de este trastorno en los individuos. Pero el “modelo fitness” presente en la  publicidad (denominado así por el profesor Fanjul) es una causa de gran peso para predisponer la aparición del trastorno en personas que presenten características apropiadas para desarrollar el mismo: baja autoestima, somatotipo endomórfico, etc. Este modelo fitness es toda una filosofía publicitaria en la que cabe la promoción de productos y servicios encaminados a modelar el cuerpo humano y convertir al hombre en dependiente de su imagen, igual que ciertas tendencias en moda y publicidad provocaron entre las mujeres trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia.

Fuente:http://www3.udg.edu/publicacions/vell/electroniques/congenere/comunicacions/pdf/06_estereotipo_somatico.pdf

Jorge Vidal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s